Wetbacks y Colonas:

La frontera en la palabra y la palabra de la frontera

en la poesía de las escritoras chicanas

A new language is a tincture, a drop of which forever
changes 
the chemistry of the person who is learning it.

- María en Demetria Martínez, Mother Tongue

La palabra de la frontera, de los tres mil kilómetros que separan a Estados Unidos de México, es multilingüe, agresiva, y transgresiva. En cientos de kilómetros al norte y al sur del Río Bravo los dos idiomas y las distintas mezclas de ambos evolucionan y, al hacerlo, transforman la realidad. En Mexamérica puede oírse un inglés estadounidense estándar, un español mexicano correcto, un inglés del sudoeste sazonado de español chicano, un español sazonado de inglés, y un espanglish en el que el cambio de código se da a una velocidad vertiginosa.
 

Aunque la palabra no puede tener un valor puramente denotativo para ningún escritor, para el que vive en una frontera, en un espacio internacional, intercultural, interlingüístico, esta frontera de la palabra se vuelve más obvia, pues el escritor bilingüe vive con la conciencia de que al deslizarse de un idioma a otro, no traduce solamente palabras sino culturas y conceptos, maneras de comer, reír, hacer el amor, morir. En “El idioma de Aztlán: una lengua que surge” Salvador Rodríguez del Pino dice que el escritor chicano sabe que aunque el diccionario diga que “Christmas” es la traducción de “Navidad,” cada signo tiene como referente una realidad muy distinta (Villanueva 133). Para Tino Villanueva este biconceptualismo y esta bisensibilidad (Villanueva 54-67) tienen la capacidad no sólo de fortalecer la conciencia de vivi

Maritza Davila, "Triptych on Ancestry”  www.atabeira.com

Language

© 2019 by Lilvia Soto