Naufragio 

Inspirado en Circuito Interior 1996 de Restituto Rodríguez

navegante de los abismos

conservas 

      vestigios 

      de tu belleza terrestre

 

tu cara, madera tatuada con diminutas hojas, 

no siente ya 

      el mecer de las olas, 

      la caricia de la medusa,

 

tu nariz, simetría clásica,

no huele 

      la brisa 

      ni el jacinto de mar, 

 

tus orejas, suaves pabellones,

no distinguen 

       el graznido de la gaviota,

 

tus labios, inseparables, 

no sienten 

      el frescor del agua,

    

tu boca, firme, 

es sin lamento, 

      sin plegaria,

 

tus ojos, amplios de asombro,

no ven 

       la intensidad azul,

 

tu mirada, fosforescente, 

siente aún 

      la espina que interrumpió tu risa 

      y encalló tu sueño,

 

tu mirada, llama ardiente, 

sondea 

      el lecho de tu naufragio.